Una hermosa bendición

Inicio | Imágenes cristianas
Postales cristianas

Una hermosa bendición

 


Cierto hombre susurró:
¡Dios, háblame!
y el árbol cantó.

Pero el hombre no oía.
Luego el hombre, habló más fuerte,
pidiendo:
¡Dios, háblame!
y un rayo cruzó el cielo.
Pero el hombre no oía.

El hombre miró a su alrededor y dijo:
¡Dios, permite que te vea!
y una estrella se iluminó con gran resplandor,
pero el hombre no la notó.

Entonces el hombre gritó:
¡Dios, muéstrame un milagro!
y en ese minuto nació un bebé.
Pero el hombre no lo supo.

Luego el hombre pide a gritos, en desesperación:
¡Tócame Dios
y hazme saber que estás aquí!

Dicho esto, Dios bajó y tocó al hombre,
pero éste espantó a la mariposa que volaba
a su alrededor y continuó caminando.


No te pierdas de una bendición
sólo porque no viene envuelta
del modo en que tú lo esperas.

Mis instrucciones fueron enviar
este mensaje a personas maravillosas,
a quienes quiera que Dios bendiga,
y te elegí a ti.

No olvides enviárselo a otras personas
que desees bendecir hoy.


¡La actitud lo es todo!
Los amigos son ángeles
que levantan nuestros pies
de la tierra, cuando nuestras alas
han olvidado cómo volar

 

Compartir:

 

 

Envíalo por email:

e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
tu mensaje:

 

© 2006 Shoshan

Postal cristiana a modo de reflexión, acerca de la fe, de creer en Dios, de ver a Dios allí donde vamos, y donde no le logramos ver. Dios está siempre con nosotros, Dios siempre está presente. Te invito a ver a Dios en tu vida. Comparte.