Shoshan: Cartas de amor
   Shoshan: |  Cartas de Amor  | Poemas de amor |  Reflexiones  |  Postales Musicales  | Melodías Shoshan |
    Carta: Seremos
    © Autor: Godofredo Oscós
    Carta ganadora del Certámen de Cartas del Foro Shoshan: 3º Lugar

La vida dejó de ser un sueño cuando coincidimos,
tu mirada fue un acierto, por siempre tú, elijo vivir sobre tu nombre, hago de tu nombre mi universo de tres sílabas, cuando escribo tu nombre siento el roce de tu tacto que has inventado para mí, para cuando llegue a extrañarte tanto... en noches como esta que tengo la inevitable tentación de escribirte cartas, ...y llegar a donde estés para que tampoco me extrañes, para que no me transformes en espina clavada en tu costado.

Sueño el instante exacto, el nuestro, el dual, el unánime, la caricia dispuesta, inconfundible, creo en ti, no detengo mis dedos al escribir un -te amo-, que- pervive y exige su lugar en la hoja que estaba en blanco, estoy seguro de estar vivo por la mañana, cuando se abre el mundo sobre tu beso, y todo este silencio danza como imagen móvil de tu ausencia, entonces te nombro aunque dueles, musa lejana, algo de ti nunca está ausente, luego te nombro y ya no dueles. Boca arriba, bajo la noche, misterio de estrellas y tú, es hora de escribir que no te vayas de mi lado, decidir que debo pedirte que nunca lo hagas, debería fumarme algún cigarro y tomar un tequila antes de continuar escribiéndote, como en las películas de escritores y poetas, pero me saldrían frases más literarias que sinceras, además yo no fumo, tomo muy poco y sufro mucho de un desasosiego que me invade cuando compartimos esta ausencia que no tiene nada de cinematográfico, -quédate siempre a mi lado-, te lo escribo aunque no tenga banda sonora de fondo, que permanezcas te pido, canto la canción que dijiste te hace recordarme , y hay en mi voz matices nuevos.

Quiero escribir con ternura esta noche, la ternura es invaluable cuando nos visita aunque se quede breve tiempo, permite inventar alguna oración de amor que luego olvidamos para poder concebir otras, cuando la distancia lesiona de a poco la esperanza, sí , escribirte, ahora que ésta dormita entre mis manos con sólo evocarte, que no se escape antes que pueda escribir un -te necesito- contundente, en el sitio exacto de esta carta, junto a mí, un arpegio en la guitarra sueña robar tu atención, y un verso en mi cuaderno ha enmudecido hasta no verte, esta desnudo mi insomnio, es verano cuando las hojas de los sauces juguetean con el verde.

No eres azar, nada de ti es ficticio, hay un Dios que dice que te conoce... cada que tiene ocasión, me cuenta, o me inventa extractos de tu vida, para que no me desvíe del camino que lleva a ti, hablemos de mi vida pero sin nostalgias, luego cuéntame dónde estabas cuando la luna parecía enamorada de la tristeza, cuando sabiendo que existías sospechaba que sería difícil hallarte, el sol está al otro lado, más allá del océano, llueve un poco afuera, en un fraccionamiento de casas idénticas hasta en las goteras, es momento de continuar tu carta y contarte que te extraño que me gustaría una casa lo más parecido a un hogar, quizás algún día conozcas mis cabellos despeinados a la hora de levantarme, esa manía de bañarme con agua fría hasta en invierno, mis desvelos leyendo libros hasta altas horas de la noche, mis cuadros sin terminar, mis canciones inconclusas, todos esos bocetos que sustentan mis ideales, los ruidos raros que saco de la guitarra eléctrica.

Sí, la noche acaricia el pasto húmedo, ese hogar parece un poco lejano pero factible, tu beso parece cifrado pero posible, nunca improbable, pasan las noches por nuestras bocas intactas, nuestras caricias imaginadas, quiero que sigas leyendo esta carta, no hay punto de regreso, debes saber que también te necesito, que no quiero huir hacia delante, ni hacia atrás, es mitad de agosto, quizás es momento de celebrar el aire acuoso que nos evoca un reencuentro, algo que parece un reencuentro sin habernos conocido antes, contemplando los paisajes en que no estabas, me doy cuenta de cuánta falta me has hecho, y me ubico bajo el sol de todos aquellos días que no sabía escribir cartas de amor, de todas esas veces que era incapaz de enviar cartas de amor.

Te quiero.
Para ti.

©2007 Autor: Godofredo Oscós
Sólo se autoriza copiar esta carta (total o parcialmente) si se da crédito al autor y se crea un enlace (link) a esta carta en esta
página.
Compartir
Compartir    

Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2007 Postales Shoshan