Cartas de Amor        
Postales  |   CARTAS DE AMOR  Cartas de amistad  |  Cartas de lejanía  |  Cartas  |  Ayuda 

 

 

Te recuerdo dulcemente

Hace unos días mi correo nada me decía, sólo cosas normales, cotidianas lo de siempre... de pronto miro y veo el nombre de aquella caricia de suaves tules que hace un tiempo me envolvía, quede paralizada, hipnotizada, no lo esperaba , estabas tú allí en mi cuento.

Quise leer lo que mi correo me decía, ¡suspire! dije entre mí... seguro que dirá lo mismo ¿hola cómo estás?... Y así pasarían muchos meses para saber que ha sido de ti todos estos años, siempre que estoy sentada en mi pc me pregunto qué estarás haciendo, quien teje tus sueños que un día fueron nuestros sueños y que hoy sólo son recuerdos...
Pero a diferencia de otra gente a mí me gusta recordarte, es como no querer dejarte ir, es como querer que siempre estés aquí aunque sólo sea un email cada cuantos meses...

Tanto amor, tantas promesas no cumplidas, no, por favor no... no fue tu culpa es solo mía... así me siento mejor...

(Recuerdo)

...Que me decías cosas lindas, de repente siento como si todavía algo de mí queda en tu ser, quizás soy muy soñadora y muy melancólica, pero, casi puedo sentir que muchas noches en mí piensas y te preguntarás ¿Y si me hubiese arriesgado, qué habría pasado?...

Te diría que serías feliz, porque yo vivía para ti, hoy sólo quedan los recuerdos de un gran amor, pero ya te digo que me gusta vivir así, pensando en ti, en nuestras cosas en todo lo que un día soñamos juntos los dos...

Hoy en tu vida ya no ocupo un lugar, ya en tu vida otros amores, hoy yo sigo aquí escribiendo mis tristes poesías pensando que algún día quizás la leas y sepas que estas letras son para ti...
No es necesario que te nombre, para mí eres el amor que dejó paso en mi vida y no es fácil borrar todos los momentos que juntos pasamos a la luz de la luna, hablando hasta el otro día, tocando nuestras pantallas para sentirnos un poco...
¿Ridículo? Quizás sí querido mío, quizás sí, pero el amor es así, nos vuelve tontos y hacemos cosas que nunca soñamos hacer... Como esta historia por ejemplo, yo sólo deseo que todo sea como tú lo sueñas, que tu vida tenga mil matices y tu porvenir sea el que soñaste y Dios te lo ha de consentir....

No eres tú, cariño mío, el que no se va, soy yo quien no te deja ir, quizás un día me mire al espejo y vea mi rostro, hoy sólo veo el tuyo y no huyo de ese fantasma, me gusta sentirte en mi cuarto aun cuando no estas aquí...

¡Qué hermosos fueron esos años que juntos compartimos los dos!
Bueno, no te diré adiós sino un hasta luego mi consentido amor, por si un día decides venir y darme esos besos que tantos soñamos y esas caricias que tanto deseamos quizás mi amor quizás un día Dios nos ponga frente a frente para ver que pasa entre nosotros es una tarea pendiente, es un cuento sin final...
Y no puede ser, todo debe tener un término, sea cual sea el resultado, yo mantengo la esperanza que un día tus ojos y los míos se pierdan en el infinito amor que un día nos entregamos...
¡Ah!
Solo es una vagueria mía la que escribo aquí, seguramente nunca tus ojos leerán esta historia... porque sólo vive en mí.
(Aunque la escribimos los dos)

©2007 Autor: Shoshan
Sólo se autoriza copiar esta carta (total o parcialmente) si se da crédito al autor y se crea un enlace (link) a esta carta en esta página

Compartir
Compartir    

Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2007 Postales Shoshan