Cartas de Amor        
Postales  |   CARTAS DE AMOR  Cartas de amistad  |  Cartas de lejanía  |  Cartas  |  Ayuda 

La Distancia y Tú

El hielo del invierno se derrite y hacia el río corre la gélida agua. Abandona el blanco las praderas y se abre paso la colorida y esplendorosa primavera, con sus luces, sus aromas, su aire a renovación, a un nuevo ciclo de vida que comienza. Sin embargo no hay evento natural o divino que te aleje de mi pensamiento, de mi corazón, de mis ansias de verte y a mi lado tenerte en cada minuto de mi día, en cada instante de mi vida.

Cruel es el destino y amarga la distacia que de ti me separa, y soy frágil como un vidrio quebrado, pues el viento, la lluvia, los suspiros y los sueños me hacen ¡tanto daño! Siento como los días pasan mientras yo me sumerjo en la agonía de saberte lejos. Los deseos de mirar tus ojos, deleitarme con tu sonrisa, sentir aquí muy cerca el calor de tu cuerpo, me devoran y consumen por dentro. Quiero gritar y no puedo, quiero decir al mundo que te adoro, que te quiero, que por ti soy capaz de volar muy lejos, mas la euforia se acaba cuando la palabra imposible me recuerda que nunca te tuve, que no te tengo y que quizás tú nunca imagines el amor que por ti yo siento.

Observo tu foto, mi único consuelo, y me digo a mi misma que quizás mañana este mundo tan pequeño gire y cruce nuestros caminos tan separados, tan distintos. Alimento falsas esperanzas que son tan dulces y a la vez tan amargas, pero que por instantes me hacen olvidar mis impedimentos, mis limitaciones, y me ayudan a entender porque el tiempo se me escurre entre los dedos, porque lucho contra mis mis miedos y jamás logro vencerlos.

Llega el verano con el el calor que hace sudar el cuerpo; le sucede el otoño vestido de melancolía y de imágenes bellas que permanecen tatuadas en la mente, y como el principio o final de cada ciclo, de cada año se abren nuevamente las puertas del invierno. El suelo se vuelve a cubrir de blanca escarcha y elegante hielo, y yo seguiré aqui, viendo la naturaleza transformarse, viendo al viejo amigo avanzar cada vez más violento, viendo sola como se agranda el amor, enloqueciendo por tu ausencia, muriendo por tus besos.

©autor: Arwen Undomiel

Compartir
Compartir    
Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2006 - 2010 Postales Shoshan