Cartas de Amor        
Postales  |   CARTAS DE AMOR  Cartas de amistad  |  Cartas de lejanía  |  Cartas  |  Ayuda 

Tú sí que sabes amar


Amor que ya no estás, hoy dueles más que nunca, y no puedo descifrar, si dueles más aquí o tal vez allá. Siento todo mi cuerpo temblar, cuando la brisa helada entra por mi ventana y no tengo quien me pueda calentar. Es hoy un día triste, para variar, no tiene nada de específico, sino uno de tantos más. Quién sabe donde estarás, besando otros labios o engañando a otra mas. Musitando versos en los oídos de mil mujeres o tal vez recordando que te ame a rabiar.

Ya perdí la cuenta de cuantas lágrimas he derramado por ti, este mi dolor y tu dolor, taladra mi pecho y ya casi no me deja vivir. Todos los días sueño que vienes a mi y cuando en mis brazos te siento, como loca despierto, porque ya no estás en mi. Has dejado una huella profunda que mis deseos reprime y me obliga a tu nombre maldecir, mientras leo tus poemas y cartas que enunciaban un hermosos porvenir.

Allá en la eterna puesta del sol, quedaron tus promesas, y el viento se las llevó junto con tu aroma a Christian Dior. Aquella camisa que guardo para oler tu perfume, sólo despide un olor a guardado, que se torna intolerable con los años. Paso por la vida recorriendo senderos desconocidos, he besado otras bocas y en ninguna encuentro lo mismo. He escuchado cientos de promesas mas, sin embargo sigo prendida a tu recuerdo y tu amar.

Mi vida ya no es vida, porque tú no estás. Me siento como una loba herida sin saber por donde caminar. Me veo ante el espejo y sólo veo un cuerpo desmerecido, son los años que me han caído, ya no soy aquella que conociste hace un tiempo ya. Pasan los días y ya no sé si quiero que regreses o si es que me gusta ser un anima desolada que vaga por la vida huyendo de una tormentosa realidad. La tristeza y la melancolía, carcomen a mi triste y compungido corazón, quien ya no sabe de dichas porque sólo conoce el dolor.

Quisiera cerrar mis ojos y perderme en la inmensidad, de ese azul cielo que me invita a soñar. Tal vez un día llegue hasta donde tú estás, para poder preguntarte, ¿Por qué me dejaste?, si yo te amaba con vehemencia. Si yo era tu verdad. Estoy cansada de mi tristeza plasmar, en este papel absorto que no tiene destinatario, origen o lugar.

¡Que viva la infidelidad!
¡¡¡Que viva el engaño y tu falso amar !!!


© autor:
Karilyn Figueroa Leyva
Compartir
Compartir    
Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2006 - 2010 Postales Shoshan