Shoshan: Cartas de amor
   Shoshan: | Cartas de Amor  | Poemas de amor |  Reflexiones  |  Postales Musicales  | Melodías Shoshan |
Otras cartas de perdón: Perdóname | Mi último ruego | Si te he herido... | Sí cariño, aún así te quiero


-- ¡Amor, Déjame ser ! --

carta de amor¡ Amor; déjame ser !

Déjame ser la luz que tú sueñas en la oscuridad, el soplo divino, aliento de tu despertar, la flor dormida de tus sueños, caricia saciando tu sed de ser amado, comprendido, y aceptado, correspondido en todos los rincones de tu ser, donde encuentro guardadas tus ilusiones y esperanzas, sueños y quimeras, que se empolvan de olvido, marchitándose en la espera de verme llegar.

Aquí estoy amor... vengo a remendar tus sueños rotos, con las hebras de seda de mis sueños, cual si fuesen perlas preciosas, engarzadas en el hilo de la divinidad, logrando infinito, este collar de mis lágrimas, suspendido en todos los anhelos de tu tiempo.

Déjame ser, amor, el camino secreto, oculta alegría cual chispa divina, que enciende, motiva y delira en la locura, alquimia bendita que se fusiona a la cordura, de sentirse vivo y dispuesto a la ventura.

Déjame ser, amor, déjame ser... tu palabra ostra a la cual no invitas, déjame encontrar en tu corazón el claustro donde el mío encontrará su alma, cuajada esperanza de acariciar la tuya, en el tiempo y la distancia, transmutando en besos la palabra!

     Escucha:

Deja que mi silencio hable ésta vez, y te diga... ¡cuánto te amo!...este torpe corazón, que no supo callar sus verdades, buscando encontrar respuestas que no habían en tu corazón... Perdóname, ¡Por Dios, perdóname!... No ha sido mi intención lastimarte, pues al herirte, lastimé y desgarré primero, mi propio corazón.

Perdóname, ¡Por Dios perdóname!...

No se puede reaccionar cuando la sangre se congela en las venas y el corazón deja de latir.

Muda, trémula, muerta, helada y vacía, al observar que te perdía me arrepentí de mi confesión, pero ya era demasiado tarde para dejarme oír... dejamos pasar muchos minutos vitales, horas imprescindibles, días importantes en los que ya no cabía ningún tipo de aclaración.

Te pregunto: ¿Tú crees que, cuando entregas el alma sin reservas, puedes guardar omisión?

¡ Yo te digo que NO !

Porque si bien lo hiciera, también fuera mentira decirte que te amo con todo el Corazón.

Déjame cruzar, amor... mi corazón con el tuyo.

© 2006, Autor: Doral

Compartir
Compartir    
Envía esta carta a un amig@:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
También puedes compartir esta postal en tu red social favorita: Comparte esta postal con los amigos
© 2006 - 2010 Postales Shoshan